MACRON OBLIGADO A CEDER ANTE MANIFESTACIONES CIUDADANAS EN PROTESTA POR ALZA DE COMBUSTIBLES, GAS Y LUZ Y DESIGUALDADES ECONÓMICAS

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, se vió obligado a ceder ante las violentas manifestaciones de ciudadanos con “chalecos amarillos”. Francia suspende alza a los combustibles y congela el precio de la luz y el gas. Ningún impuesto merece poner en peligro la unidad de la Nación”, dijo el primer ministro, del gobierno centroderechista de Macron, al anunciar las nuevas medidas que buscan apaciguar las protestas.

El primer ministro, Edouard Philippe, al anunciar estas medidas en un discurso transmitido por televisión, dijo que “Esta cólera, que viene de lejos y durante mucho tiempo ha estado muda, hoy se expresa con fuerza y de forma colectiva. Habría que estar sordo y ciego para no verla y escucharla”. 

Las medidas anunciadas por el Gobierno francés sacaron a la calle a cientos de miles de personas organizadas en un movimiento bautizado como “chalecos amarillos”, que desde mediados de noviembre bloquean carreteras en todo el país y en los últimos días han derivado en incidentes violentos en la capital París. Los miles de manifestantes protestan contra todo el sistema fiscal y las desigualdades del sistema económico, reclamando que el gobierno de Macron privilegia a los ricos y a las grandes empresas.

El movimiento recibe el nombre de los chalecos amarillos, por el uso de los chalecos reflectantes.

Es un movimiento ciudadano, es amplio y difuso y no está impulsado por ningún partido o sindicato y nada tiene que ver con la derecha ni la ultraderecha.