SEREMI DE MINERÍA DE ATACAMA ENTREGA DETALLES SOBRE NUEVA POLITICA NACIONAL DE RELAVES

La nueva política Nacional de Relaves contempla en su marcha blanca a las regiones de Atacama y Coquimbo. En la actualidad, el Ministerio de Minería está realizando un catastro de los relaves para así determinar cuáles serán los cursos de acción para enfrentar estas problemáticas.

La radiografía de estos relaves, verdaderos basureros tóxicos altamente contaminantes que las autoridades llaman “pasivos ambientales”, comenzó en junio y se espera que los resultados estén en diciembre para así iniciar las intervenciones el año entrante.

Felipe Carrasco, seremi de Minería, comentó al Diario Atacama que esto “tiene por finalidad hacerse cargo de una deuda histórica en materia minera que son los famosos pasivos ambientales en materia de relaves”.

Para el seremi de Minería los relaves abandonados son el gran problema. “No hay que olvidar que muchos relaves tienen un valor económico importante porque son relaves antiguos con procesos metalúrgicos deficientes y que tienen metales, incluso algunos con una ley más alta que minas que están en proceso hoy en día”, enfatizó la autoridad.

En la comuna de Copiapó hay dos relaves que interactúan cerca de la ciudadanía. El más conocido es el relave de Ojancos, propiedad de la minera Sali Hochschild, que fue abandonado por la compañía en 1997 y se trata de alrededor de quince millones de toneladas de concentrado de cobre.

El ministerio de Minería realizó una estimación a nivel nacional en el que se detectaron hasta 740 depósitos de relaves en distintos estados, por lo que el primer paso será realizar un estudio de título, mediante el cual se pueda definir a quien le corresponde la propiedad de cada uno de estos sitios, y por lo tanto la responsabilidad de su funcionamiento.